Noticias

Luis Miguel Rebustiello, Gerente de READER: “La gran oportunidad del medio rural de Bolivia son los jóvenes y las mujeres”

By 30 octubre, 2018 No Comments

Entrevista realizada por el Diario Correo del Sur: Noticias de Sucre, Bolivia y  el Mundo a Luis Miguel Rebustiello, Periodista y Gerente de la Red Asturiana de Desarrollo Rural (READER), durante su estancia, el pasado mes de octubre, en Chuquisaca, uno de los nueve departamentos pertenecientes a Bolivia cuya capital es Sucre.

En esta región, la Red Asturiana de Desarrollo Rural, en colaboración con  la Agencia de Cooperación al Desarrollo del Principado de Asturias, está realizando actualmente un proyecto de cooperación con la Cámara Integradora de Organizaciones Económicas Campesinas de Chuquisaca (CIOEC) dirigido a prestar apoyo técnico a las instituciones y organizaciones de esta región para la implementación de la metodología LEADER en este territorio cuya población apenas supera el medio millón de habitantes. El pasado mes de octubre se constituía el primer Grupo de Acción Local de esta provincia bajo la denominación GAL Chuquisaca Centro, conformado por los municipios Villa Alcalá, Villa Serrano y Tomina; trabajo en el que ha colaborado estrechamente el Gerente de READER.

A continuamente se reproduce el texto integro de la entrevista publicada en el Diario Correo del Sur el pasado mes de octubre.

En tiempos en que los países y particularmente las regiones enfrentan una creciente migración rural, cuando pobladores del campo huyen hacia las ciudades en busca de mejores días, existen todavía convencidos de que es posible salvar el medio rural y devolverle la importancia que tuvo a través de la actividad económica de las pequeñas poblaciones, las que fueron históricamente la columna de una forma de vida que se vino depreciando con el paso de los años.

CAPITALES entrevistó a Luis Miguel Rebustiello, periodista y Gerente de la Red Asturiana de Desarrollo Rural (READER), entidad que trabaja con la Cámara Integradora de Organizaciones Económicas Campesinas de Chuquisaca (CIOEC) en un proyecto financiado por la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo del Principado de Asturias.

Hace ya varios años Luis Miguel Rebustiello escogió una actividad distinta a su profesión, aunque en el fondo su trabajo y experiencia de informador fueron tal vez la base más importante para enfocarse en el arduo objetivo de rescatar al medio rural del desánimo y la falta de motivación que lo aqueja.

CAPITALES (C)¿Qué actividad viene desarrollando READER en Chuquisaca y de dónde proviene el modelo de fomento al desarrollo de las áreas rurales?

Luis Miguel Rebustiello (LMR). Estuve más de 25 años trabajando en un periódico y he sido jefe de prensa en el Gobierno regional del Principado de Asturias. Pero confieso que deseaba conocer, aprender y trabajar en nuevas áreas y fue así como, primero en la Federación Asturiana de Concejos (FACC), como Director de Comunicación y ahora en la Gerencia de READER, he ido aprendiendo y conociendo el municipalismo y el medio rural; son mundos que me apasionan y para los que trabajo con gran satisfacción profesional y personal.

Asturias tiene 78 municipios; de los cuales 71 son rurales. La región cuenta con una población de un millón de habitantes, 800 mil se concentran y viven en los siete municipios urbanos. Nosotros también sufrimos la emigración; con otras carencias o connotaciones pero también nuestros pueblos se vacían y abandonan. Los once Grupos de Acción Local de Asturias, integrados en READER, gestionan 100 millones de euros, entre 2013 y 2020, para incentivar el medio rural, para que la gente invierta en el desarrollo rural. Si se divide el número de años, no son tantos recursos. “Al cocer, todo mengua“, como decimos en España.

C. ¿Cuál es el sistema que utiliza READER para la evaluación de iniciativas y su posterior financiamiento?

LMR. ¿Cómo lo hacemos? He visto en Tomina y en Alcalá que la gente venía a que nosotros arreglásemos su vida, que le diéramos una subvención al cien por ciento. Esa no es la solución. Así no se favorece el emprendimiento, sino más bien todo lo contrario. Hace un año que nos pusimos en contacto con FIDE Chuquisaca y nos quedó la idea de hacer un proyecto en una región de Bolivia y en un territorio rural. Vinimos a ver si era posible y vimos que no solamente era posible sino que ya lo hemos creado y hemos destinado algunos recursos.

C. En los planes de desarrollo promovidos desde esferas estatales generalmente se imponen proyectos que muchas veces no cuentan con la aceptación o son del conocimiento de los beneficiarios.

LMR. Nosotros promovemos la toma de decisiones de abajo arriba; es muy difícil que un señor en Sucre, o en Madrid o en París, pueda decidir por lo que quieren de verdad los habitantes de zonas alejadas de sus países. Hay cosas muy curiosas en los pueblos de Chuquisaca: había muchas reuniones, pero eran todas sectoriales. No existe la cultura de juntarse todos para hablar de un tema común. Unos querían poner en marcha negocios de tejidos, pero les dimos otras ideas para que puedan competir con Tarabuco, que ya tiene su mercado y es difícil competir, porque ellos ya tienen un espacio. Les sugerimos otras ideas con motivos de la Navidad de Villa Serrano; a veces los mercados están delante de las narices y no los podemos ver. Me sorprende la cantidad de gente joven que hay en zonas rurales, estuve en Villa Serrano, Tomina y Alcalá con más de 300 jóvenes. Allí pude ver lo importante que es la participación de la mujer. Si se va la mujer, se va el hombre; ese es un axioma clarísimo. Creen que no tienen futuro y miran hacia Santa Cruz. Es el caso de una técnica en construcción civil que quería irse de funcionaria. Le sugerimos proyectos para turismo rural, por ejemplo. Ellos solamente tenía en mente casas nuevas o ser simplemente funcionarios. Nosotros promovemos la economía de los pequeños pasos, hemos llegado hasta donde estamos en Europa como aquí, haciendo cosas que hacíamos casi siempre; pero si hacemos una pequeña cosa diferente, quizás cambiemos.

C. ¿Cuáles son los puntos esenciales de la cooperación que ustedes ofrecen?

LMR. Nuestra ayuda consiste en activar, en poner en marcha cosas nuevas. Como en Tomina, donde se cultiva el orégano, que es un ejemplo claro de innovar. Nosotros les pondremos en contacto con una consejería en Andalucía, donde se produce el mejor olivo. Ellos tienen escuelas e institutos de agroecología donde se puede hacer investigación y mejorar su producción.

C. ¿Es posible pensar en el resurgimiento de los pequeños pueblos rurales?

LMR. Nosotros somos ruralistas. Es tan importante que haya un bar abierto en un pueblo, es mucho más que una iglesia, hay que incentivar los pequeños negocios; por ejemplo, una peluquería en un pueblo puede hacer mucho, puede promover actividad entre las mujeres, que son una base importante. El futuro de la humanidad está en manos de la mujer. Nosotros, los hombres, mandamos hace miles de años y, mire qué mal lo hemos hecho; es hora de hacernos a un lado. Si no hay mujeres que apoyen a los pueblos, entonces el pueblo está muerto. Nosotros, en España, tenemos poca juventud, pero aquí tienen una oportunidad, un vergel, una semilla.

C. El concepto rural se asocia casi siempre con la agricultura. ¿Es esta una concepción tradicional equivocada?

LMR. Es un error. Aquí me sorprende que no solamente es el agro, sino son parcelas de agro. No veo un intercambio, no veo que se pongan de acuerdo. En Alcalá tienen manzanas, en Asturias producimos la sidra, muy tradicional. Antes lo hacían en casas y hoy es una industria de millones de litros: tenemos sidrerías por todo lado. Nuestra producción es la mejor del mundo, la etiqueta de Asturias es sinónimo de calidad. Todo proviene del área rural. En agosto hemos tenido medio millón de turistas en una región de un millón de habitantes. El medio rural arrancó a comienzos de los ochenta haciendo cosas sencillas. No hay que empezar haciendo grandes planes con muchas páginas que no sirven para nada. Con pequeños ganaderos que arreglaron sus estancias para recibir turistas, luego se arreglaron las casas, sus huertas, y así empezaron con una economía circular, se copiaron lo de los antepasados cuando los pueblos eran industrias.

C. ¿Cuál debe ser el rol del sector público y hasta dónde debe llegar en su acción?

LMR. Cuantas menos normativas, mejor. Cuando me dicen: “hay que innovar e inventar normativas”, no entiendo, somos antinormativas. Hay que escuchar a la gente, de abajo hacia arriba; estamos en Honduras, Colombia y Paraguay, intentamos crear grupos de desarrollo en Sudamérica. Tenemos que escuchar a la gente. En Honduras pidieron un dispensario médico en lugar de una cancha de fútbol; estamos ayudando a cambiar la mentalidad de la gente y eso lo entienden los políticos. Encontramos aquí, en Chuquisaca, dos alcaldes jóvenes maravillosos, con un intento de cambio. Cuando la política se dé cuenta de que el rendimiento económico está en la base, creo que pueden cambiar muchas cosas. La economía debe ir a pequeños pasos, se construye poco a poco.

C. ¿Cuál es la realidad de nuestras provincias? ¿Podemos ser optimistas?

LMR. Si se hacen medianamente bien las cosas y a esa juventud se le da una oportunidad, es un logro. En España hay muy poca gente. Tenemos un problema de natalidad tremendo, somos un país de viejos, ustedes son un país de jóvenes pero ¿cuándo van a mirar a los jóvenes? ¿Cuántos periodistas hemos ido a Tomina para conocer la realidad? Yo lamento decir esto porque me encanta mi profesión.

C. ¿Cuáles son los requisitos esenciales para acceder a un posible financiamiento?

LMR. Tienen que tener un plan de empresa y estar al menos cinco años en la actividad. El interesado tiene que estar convencido de que va a funcionar; si no funciona, tiene que devolver ese dinero con intereses. Nosotros hacemos el estudio de viabilidad también, los bancos también pueden tener ese referente.

C. ¿Encuentra situaciones similares a las que se vivió en la España de hace algunas décadas?

LMR. Hay todo por hacer, pueblos anclados en situaciones arcaicas que poco a poco ven que pueden existir otras soluciones a los problemas que les acechan; falta de diversificación y, especialmente, una falta de confianza en ellos mismos para poder buscar soluciones presentes con la mirada puesta más allá del días día.

Es un paralelismo con la España de hace treinta o cuarenta años. Es una tierra que puede y debe despertar y aferrarse a su propio futuro. Como dice un amigo mío: “No existen territorios sin futuro, lo que hay son territorios sin proyectos“.

“Nosotros promovemos la economía de los pequeños pasos. Hemos llegado hasta donde estamos en Europa como aquí, haciendo cosas que hacíamos casi siempre; pero si hacemos pequeñas cosas diferentes, quizás cambiemos. Pero tampoco damos nada gratis” 

Si quieres consultar la entrevista pincha aquí. 

Fuente de la Noticia: DIARIO EL CORREO DEL SUR