• AsturiasNoticias

El campo asturiano recupera en un año de pandemia los habitantes perdidos en una década

By 22 marzo, 2021 No Comments
El éxodo a los concejos de las zonas rurales por la covid está a punto de compensar la pérdida de casi 5.000 habitantes registrada desde 2010.

«No puede ser una moda, y si lo es, hay que hacer lo posible para consolidar y asentar a la población que está viniendo». Así resume el concejal de Población, Turismo, Desarrollo Local y Nuevas Tecnologías de Salas, Alejandro Bermúdez, lo que está pasando en su concejo y en la práctica totalidad de la zona rural asturiana. En Salas, un Ayuntamiento que en 2019 había bajado de la barrera de los 5.000 habitantes y en el que 2020 se inició con 4.900 exactos, «estamos a punto de recuperar los 5.000, porque durante el último año, coincidiendo con la pandemia, han venido alrededor de un centenar de personas a vivir y a emprender», explica Bermúdez, quien puntualiza que «eso no quiere decir que ni todos se hayan empadronado ni que cuando cambien las circunstancias de la pandemia vayan a seguir aquí. Eso tenemos que trabajárnoslo nosotros, apoyándoles desde el Ayuntamiento».

Es lo que está haciendo Salas, un municipio para el que la sangría demográfica no es baladí. Entre 1996 y 2019, el concejo pasó de 7.416 habitantes a 4.900, perdiendo en menos de un cuarto de siglo un tercio de su población, con el inconveniente añadido de que la parte del león de ese mordisco demográfico fue la emigración de jóvenes preparados.

Lo dicho, el éxodo al campo de los últimos doce meses se concreta casi en cualquier concejo que se consulte. El alcalde de Cangas del Narcea, José Víctor Rodríguez, lo cuantifica: «En 2020 se empadronaron 222 personas (110 hombres y 112 mujeres), cuando el año anterior solo habían sido 24». En Tineo, José Ramón Feito habla de «más de 80 nuevos empadronados» en el mismo periodo. En Valdés, la cuenta se hace al revés: «Teníamos una previsión de que la población bajaría en 200 personas durante 2020. Y solo bajó en 40. Es vidente que ha habido asentamiento por la pandemia. El reto es que se queden aquí y no se vayan tras la pandemia».

Lee la noticia completa en EL COMERCIO.