En la pequeña aldea de Xieqiao la mayor parte del maíz y el trigo que se cultiva en los campos no acaba en las mesas de las familias, sino en flores secas.

Zhang Zhan, de 67 años, fue la primera persona del pueblo, que pertenece a la ciudad de Suqian, en la provincia de Jiangsu, que hizo flores secas. “Todos pensaban que estaba loco y algunos incluso me tomaron por un mentiroso”, indicó al recordar cómo convenció a sus vecinos de unirse a su iniciativa para dedicarse a esta actividad hace 10 años.

Este hombre vio la oportunidad de negocio hace 20 años, cuando vendía flores frescas en Beijing. “Me di cuenta de que casi todas las flores secas eran importadas y se vendían a precios elevados”, explicó.

Por ello, comenzó a aprender técnicas y descubrió que el salvado y las ramas de trigo y maíz y las hierbas silvestres se podían utilizar para hacer flores secas.

Lee la noticia completa en XINHUA Español

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies