Las rederas es uno de los oficios más ancestrales y también uno de los más desconocidos del sector de la pesca. María Teresa Costales lleva casi veinte años dedicándose a confeccionar, atar, reparar y mantener las redes de pesca. Un trabajo hecho exclusivamente a mano para el que no existe máquina de coser, ni artilugio alguno, que pueda igualar la labor que estas mujeres realizan desde hace décadas.

A su lado, en el Puerto de Lastres, trabaja María Margalles Barros, una de las pocas mujeres que ha decidido seguir esta tradición que, a falta de relevo generacional, corre peligro de desaparecer.

La inestabilidad de su rudo trabajo ha obligado a las rederas de Lastres a diversificar su actividad. Así, y aprovechando su habilidad con las aguja y la red, diseñan artesanía propia que, junto a otros artículos y productos de pesca, venden en una pequeña tienda que han habilitado en este puerto de mar del municipio de Colunga. También organizan visitas turísticas, especialmente para los escolares de la comarca.

El matrimonio, formado por Octavio y Marisa, ha abierto en Pola de Laviana el Centro Veterinario Alto Nalón. Se trata de unas nuevas instalaciones dotadas de amplias y modernas infraestructuras, con alta tecnología incorporada, que permiten brindar servicios de salud y bienestar a todos los animales, especialmente a las mascotas, en cuyos cuidados y atención se ha ido especializando este joven veterinario. El centro cuenta, además, con tienda y servicio de peluquería canina.

Para esta joven pareja de la cuenca del Nalón, la construcción de una clínica veterinaria de estas características supuso una importante inversión económica que pudieron asumir gracias, en parte, a la ayuda económica que se les prestó desde el Grupo de Desarrollo Rural Alto Nalón.

Pierre Boutonnet es un guía de montaña que durante años ha viajado por todos los rincones del mundo, incluida Asturias, tierra por la que siempre se sintió especialmente atraído. Tanto es así que decidió instalarse aquí con su familia y continuar con el mismo trabajo que durante años venía desarrollando desde Francia, su país de origen. En el concejo de Santo Adriano compró un antiguo establo que, tras una amplia reforma, ha convertido en un singular alojamiento turístico, donde recibe fundamentalmente a turistas de habla francesa.

Las tecnologías de la información permitieron también a su mujer Marie continuar con su trabajo de París, donde es socia de una empresa de consultoría informática. Conectada su ordenador, y siempre en red, esta francesa trabaja a diario desde Villanueva, y sólo cada dos meses, viaja unos días a la capital francesa para reunirse con sus compañeros de trabajo. Pierre, por su parte, organiza excursiones por toda la geografía asturiana, territorio que según confiesa, es el mejor conservado de Europa. Los hijos de ambos acuden al colegio. Toda la familia se ha integrado perfectamente en la vida de este municipio, donde es habitual verlos colaborar en actividades comunales y festivas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies