• Asturias• EspañaNoticias

Los núcleos rurales, nueva sede de la innovación: que está haciendo la España vaciada para subirse a la ola de la digitalización

By 22 marzo, 2021 No Comments

José V. Roces, investigador postdoctoral en el centro Creaf, acabó el doctorado hace 5 años y se fue de España en 2017 en búsqueda de experiencia internacional. Aunque explica a Business Insider España que no se fue obligado, hace hincapié en que se convierte en una condición casi indispensable en investigación, lo que afecta especialmente a muchas compañeras mujeres, que en muchas ocasiones deciden dejar la carrera.

«El problema del sistema no es tanto este, que puede serlo, sino que te vas y consigues volver, pero no tienes claro si vas a poder seguir en España o si tienes que volver a irte. Los recursos son pocos y en España nos formamos muchísimos investigadores. Es muy difícil conseguir contratos largos y tener una estabilidad«, recalca el investigador.

Muchos jóvenes españoles como Roces se ven obligados cada año a abandonar sus lugares de origen con destino al extranjero o a otras grandes ciudades del país, como Madrid o Barcelona, donde es más probable que encuentren trabajo, y no solo en investigación. La consecuencia más inmediata es que los pueblos de estas regiones, situadas en el centro del país y en la periferia, se vacían y envejecen, ya que los pocos habitantes que quedan son, en general, de edades avanzadas.

Asturias es una de las regiones más envejecidas de España y cuenta, además, con una tasa de paro juvenil del 37,5%, razón por la que los jóvenes asturianos deciden probar suerte en otras regiones o países. En los últimos años, el número de asturianos que dejan «la tierrina» no ha dejado de crecer: según datos del INE de 2019, el 37,1% de los graduados de la región en 2014 trabajan en otra comunidad autónoma o país.

Los datos de paro juvenil en otras zonas de la España vaciada también son abultados: en Castilla-La Mancha la tasa es del 36,79%; en Aragón, del 34,37%; en Galicia, del 33,66%, y en Castilla y León, del 31,97%. No hay ninguna solución milagrosa que borre estas cifras, pero sí hay ideas originales sobre la mesa que podrían, al menos, reducirlas.

Un ejemplo es la decisión del Principado de Asturias de llevar sus centros tecnológicos a los núcleos rurales, con una intención clara: retener el talento y mantener la cohesión territorial. Pero esta no ni la única medida que la comunidad ha puesto en marcha, ni la única administración que tiene programas relacionados con la innovación y la investigación para frenar la huida de sus habitantes a grandes ciudades.

Sigue leyendo la noticia en BUSINESS INSIDER