Noticias

María Jesús Aguilar: “El mundo rural está dando un vuelco, se encuentra en plena transformación”

By 22 noviembre, 2018 No Comments

María Jesús Aguilar Menéndez (Carreño, 1962) es desde septiembre Directora general de Desarrollo Rural y Agroalimentación del Principado. En la primera entrevista que concede tras su nombramiento insiste en el enorme potencial del medio rural asturiano, ligado a producciones de calidad y actividades como el turismo. Aguilar es diplomada en Ciencias de la Educación por la Universidad de Oviedo y máster en Género y Diversidad. Fue concejala de Desarrollo Local, Empleo, Formación, Turismo e Igualdad del Ayuntamiento de Carreño, y desde 2017 era técnica de intervención en el programa de acompañamiento de la Fundación Secretariado Gitano. También ha trabajado en el Parlamento Europeo, en Bruselas.

 El sector agroalimentario es hoy uno de los pilares de la economía asturiana. ¿En qué dirección debe avanzar?

-Es el diamante de Asturias, el sector con mayor potencial de desarrollo; una oportunidad de oro para el medio rural. Creo que la gran oportunidad del medio rural es la alimentación, unida a actividades como el turismo rural.

 Jesús Casas, su antecesor, trazó una senda, dando prioridad al desarrollo de producciones de calidad y a la incorporación de jóvenes. ¿Seguirá esa línea trazada?

-Nuestro objetivo es seguir la senda que hay trazada. Debemos aprovechar las marcas diferenciadas que tenemos, Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas Protegidas y el gran paraguas de los Alimentos del Paraíso, promovido desde Asturias.

 En la UE lamentan a veces que Asturias no saque más partido de etiquetas de calidad como la de la sidra.

-Mi objetivo es animar la creación de nuevas Indicaciones Geográficas. Existen productos susceptibles de conseguir ese reconocimiento, como la miel. La marca Asturias vende. Se trata de conseguir el éxito del que fue pionero el cabrales.

 ¿Le preocupa el escaso volumen de producción?

-Precisamente puede ser un factor de diferenciación. Tenemos la posibilidad de competir con los mejores al mejor precio. Pensamos que porque algo sea de Asturias tiene que ser bueno y barato. Nuestra gran oportunidad es diferenciarnos por la calidad. El futuro de Asturias pasa por el medio rural.

 Cambia el modelo económico, el modo de trabajar. ¿Qué pasará en el campo?

-Estamos en medio de una transición de un modelo económico a otro. Esa dicotomía de urbano y rural dejará paso a una economía más permeable de interacción entre lo local y lo internacional.

 ¿Cómo puede atraerse población a la aldea?

-El mundo rural está dando un vuelco y no somos conscientes. Estamos en plena transformación, pero con otros retos. Hay que crear economía. Para las personas necesitamos servicios, y las empresas tienen que dar beneficios. Debemos abordar el problema con un enfoque integral. Nos jugamos la cohesión social de una comunidad autónoma. Necesitamos medidas de gran calado, tenemos programas que lo hacen, por ejemplo, el Leader. Eso no nace solo, es un compromiso político y social. Tenemos que hacerlo con las mujeres y con los jóvenes, piezas fundamentales.

 ¿Cuál es el papel que debe jugar la mujer en el campo?

-Pues el rol de la mujer del siglo XXI, ni más ni menos. La mujer debe sentirse encantada de estar ahí. Si soñáramos un lugar en el que vivir, todos tendríamos algo verde en nuestra vida. El medio rural es un espacio económico de fortalezas, pero tenemos que profesionalizarnos. No quiere decir que todo vaya a estar a la puerta de casa, pero no puede pasar que alguien quede sin escolarizar.

 El éxito del tique rural, en el que ha sido pionera Asturias, indica que existe interés por emprender en el campo. ¿Hay motivos para el optimismo?

-El tique consiste en una ayuda de 25.000 euros para crear empresas en el entorno rural que no tengan nada que ver con actividades agrícolas. Llevamos doscientos cinco expedientes desde el año 2016, de ellos ciento veintitrés son de mujeres. Estamos creando tejido económico. Sin duda, son buenas noticias.

 La cultura de la sidra aspira a ser declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

-Es algo que me emociona de manera especial. La sidra es la forma de ser de los asturianos, un símbolo en el que nos reconocemos y por el que nos identifican fuera. Estamos desarrollando el expediente, tenemos que buscar aliados. Ahora diseñamos la campaña de respaldo. En diciembre trabajaremos con ayuntamientos y medios para que nos den sus apoyos. Asturias tiene que decir al mundo que la sidra es la máxima expresión de nuestra cultura.

 ¿Cómo imagina el medio rural del futuro?

-Estamos tejiendo un nuevo modelo con cada subvención. Gestionamos 42 millones de euros para consolidar proyectos con la gente que vive en el territorio. Veo gente joven con ilusión. La cuestión es cómo encauzar ese relevo. A veces hay hostilidad y tenemos que ser generosos con los que llegan.

 ¿Fue una sorpresa este nuevo cargo tan pegado al terreno?

-Lo asumí con gratitud. No lo esperaba. El mundo rural siempre fue mi apuesta. En Carreño impulsé el proyecto “Carreño digital”. La Administración no puede funcionar sólo a golpe de chequera. Me apasiona pensar que tenemos un espacio privilegiado. Pido respeto y que valoren la diversidad. Sé que llegó al final de una etapa? toca escuchar.

 Es importante saber escuchar…

-En política es fundamental.

ENTREVISTA REALIZADA POR LA PERIODISTA M. J. IGLESIAS Y PUBLICADA EN EL DIARIO LA NUEVA ESPAÑA.