La osa “Tola”, icono de la conservación en Asturias junto a su hermana “Paca”, murió ayer de tarde en el cercado de los Valles del Trubia a consecuencia de una larga enfermedad, que dificultaba desde 2012 su movilidad. El triste desenlace era “previsto” por la Fundación Oso Asturias, encargada de su cuidado durante más de dos décadas, ya que su deterioro había aumentado en las últimas semanas. “Se fue apagando poco a poco”, resume el director de la fundación, José Tuñón Huerta, quien asegura que el fallecimiento del plantígrado deja “un vacío muy grande” en el Principado. “Tola” tenía 29 años -el equivalente a más de 80 en un humano-: era una “abuelita”.

Leer la noticia completa en La Nueva España

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies