En junio de 2013 los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) aprobaron la primera gran reforma de la Política Agrícola Común en una década, tras varios meses de tira y afloja y polémicas sobre cuotas, subsidios y medidas para mejorar la transparencia en materia medioambiental y una de las claves fue la apuesta por la simplificación de la PAC

Pero cuando las nuevas reglas entraron plenamente en vigor en 2015, con un año de retraso, algunos líderes políticos comunitarios que la aprobaron pidieron que se realizaran cambios en algunas directrices que, a su juicio, eran excesivamente complejas de gestionar y administrar.

En 2016, la Comisión Europea emprendió algunas iniciativas con el objetivo de simplificar la PAC y ayudar a los agricultores y ganaderos a aplicarla, al tiempo que aseguraron que el proceso continuaría hasta 2020.

En 2017 se aplicó la primera de esas medidas de simplificación, pero todavía queda mucho por hacer, aseguran las asociaciones de agricultores de la UE.

Leer la noticia completa en www.agroinformacion.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies