La despoblación de las áreas rurales en España es un hecho evidente. Según datos del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona, el 40% del territorio peninsular está formado por municipios de menos de 1.001 habitantes, habiendo perdido un tercio de la población que tenía a principios del siglo XX. Por si fuera poco, y si no se toman medidas al respecto, para 2030 se espera que más de 1.800 municipios incluso puedan desaparecer.

En términos estrictamente demográficos, España en 2015 perdió población neta por primera vez en su historia, excluyendo períodos de guerras y posguerras, con una situación particularmente difícil en comunidades autónomas como Castilla y León, Asturias o Galicia, donde el crecimiento vegetativo es fuertemente negativo (-9,41%, -8,8% y -5,13%, respectivamente). En estas zonas, de seguir así, la población se vería reducida a la mitad en poco más de medio siglo.

Leer la noticia completa en www.eleconomista.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies